Pedalear en una bicicleta es una actividad por la que millones de personas se sienten atraídos. No importa si es algo que se hace por deporte o por transporte: el ciclismo es transversal en sexo, edad, raza o clase social. Son cientos de millones de mujeres las que toman una bicicleta a diario, y muchas de ellas, por diferentes razones, han pasado por un proceso de cirugía de implantes mamarios.

Si ya hayas pasado por ahí, o tienes la intención de hacerte una mamoplastia dentro de poco, es normal que te preguntes qué tanto afectará eso a tu rutina como ciclista. En cualquier caso, todo dependerá del tipo de ciclista que eres, y de la planificación que hagas.

Tipo de ciclista

Los ciclistas profesionales, que lo hacen como actividad deportiva, difieren mucho de los amateurs que usan la bici para transportarse o para ejercitarse. Si eres una ciclista profesional, entonces tendrás que, además del reposo médico y toda la interrupción que genera una cirugía, tomar en cuenta el aumento de peso que se produce después de poner implantes mamarios de calidad como los de https://motiva.health/es/, además de desarrollar un plan de entrenamiento. En toda esa planificación, aparte del médico, debe incluirse al entrenador.

En cambio, si haces ciclismo de forma amateur, debes tomar las previsiones, especialmente, en la planificación de la operación. Cuando te hagas la mamoplastia, debes guardar reposo, y eso involucra no poder montar en bicicleta por un tiempo. Después podrás irte reincorporando de forma gradual.

Todo es planificación

La mamoplastia no implica ningún obstáculo en la vida. Solamente es una operación quirúrgica, y por consiguiente, amerita un reposo postoperatorio. Eso quiere decir que no hay que hacer mayor actividad física durante un tiempo, que probablemente haya que proteger aún más la zona de las mamas durante un periodo determinado, además de no poder levantar peso temporalmente y realizar diferentes masajes en los senos para obtener el mejor resultado tras el proceso quirúrgico.

Como eso lleva tiempo y esfuerzo, necesitarás planificarlo. Si estás muy atareada en el trabajo y necesitas usar la bicicleta para ir y venir, lo aconsejable sería que planificaras la cirugía para un momento en el que no debas hacer este tipo de actividades físicas. La mamoplastia en sí no te va a impedir nada, pero el postoperatorio sí, por lo que la planificación queda de tu parte.

Adaptación y esfuerzo

Puede que cuando retomes el ciclismo tras una mamoplastia te cueste un poco, sientas que ganaste peso y que rindes menos. Ante eso, la adaptación es la clave. Y solo la conseguirás mediante el esfuerzo que hagas a través del entrenamiento, sin sobreexgirte pero con mucha constancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *